Buscar
  • Teresa

Sola

Actualizado: jul 26

Y al leer esa palabra, probablemente se ha despertado en ti una percepción de tristeza, con una pizca de interés, y algún gramo de compasión. La soledad femenina sigue percibiéndose como un estado victimista. Quizás a alguien, al leer la palabra y ver la imagen, le haya despertado envidia. Lo entiendo, es un lugar donde nace el amor hacia uno, en el vacío del espacio-tiempo. En ese vacío, se dan todas las posibilidades...


Los momentos de soledad son el libre albedrío más puro. Eres la única responsable de tus pensamientos y acciones. No hay excusa del otro. No hay lugar para señalar hacia fuera. Estás tú, y lo que creas en ese momento. Es una oportunidad a la madurez, la que te lleva a responsabilizarte de tu momento, de cómo será y que actitud te acompañará.


Cuando la soledad es vivida con sufrimiento, es probable que haya un desconocimiento de aquello que te gusta y disfrutas, un conflicto de aquello que "deberías hacer" y lo que te apetece hacer, un sentimiento de culpa por gozar al tener a tus íntimos lejos de ti. También puede aparecer una nostalgia profunda consecuencia de un apego a alguien... Te pierdes algo mágico. Deja ir esa fase, si estás en ella, y vente conmigo...Te explico qué sucede allí.


Te invito a que te sientes en soledad, lo antes posible. Sin tv, sin música, sin internet. Escribas en una libreta los "debería aprovechar para hacer...", arranca la hoja y guárdala en un cajón, consciente de que lo harás en otro momento. Quédate en silencio. Respira profundo. Cierra tus ojos. Mantente en esa conciencia respiratoria. Sólo siente. Baja al cuerpo y escúchalo. Respíralo... es tan bonito sentir tu cuerpo funcionando con el mínimo esfuerzo... Permanece en esta pausa consciente unos minutos.


¿Qué te apetece hacer? Sin entrar en líos mentales, mueve o no-mueve tu cuerpo en la dirección que le apetezca. Déjate llevar. ¿Qué quieres en este momento? Permítelo. No importa que lo que hagas sea una chorrada para otro, que sea una locura si alguien te mirara a escondidas. ¡Qué mas da! Disfrutarás de tu soledad cuando te consideres la Reina/Rey de tu tiempo y espacio.


En ese momento de intimidad con tus sensaciones, con tus pensamientos, conecta con la actitud del PLACER. No importa qué hagas. Lo que es relevante es la actitud. Si conectas con el placer, una suave sonrisa se dibujará en ti, una vibración de calma y alegría aflorará, y entonces, la soledad a ratitos, a días, o en tu vida, se convierte en ese Universo Infinito de posibilidades del que te hablaba, en ese libre albedrío.


Hay más formas de vivir ese momento. En la soledad me cuestiono todo lo que me apetece. Todo es todo. Sin culpa. Sin prohibiciones ni tabús.


Muchas veces, no queremos entrar profundo a ciertos aspectos de nuestra vida porque sabemos que ello puede provocar movimientos. Decisiones sobre nuestras relaciones, nuestro trabajo, el hogar, la família. Y nos resistimos. Preferimos no entrar en ciertos terrenos, tememos que asomen en demasía ciertas incomodidades. Y decidimos no mover nada.


Pero he de decirte que lo estático es estable en apariencia. Cuando hay un exceso de quietud, las posibilidades de "enfermar" la situación, son mayores. Y la enfermedad provoca entonces movimientos forzados, decisiones extremas que no provocan precisamente tranquilidad. Sé valiente, y mueve conscientemente lo que se requiera.


Entra a realizar una reflexión sobre lo que hay en tu vida, los pros y los contras de cada aspecto, y aunque pases por fases de sorpresa interna, el darnos cuenta, nos permite modificar rumbo, mantenerlo o dar un giro relevante a la situación. El movimiento entonces es consciente, preventivo y puedes realizarlo de forma progresiva, pues la soledad te ha permitido la reflexión sobre el proceso.


Cómo ves, hay tanto de lo que enriquecerse cuando estás sola... Hay palabras, frases, que deberían ser reivindicadas como imprescindibles para nuestra salud holística. Una de ellas: Sola.


Te invito a que busques esos momentos, y si los tienes que los disfrutes, y si los disfrutas, que los mantengas :)


¿Qué hay más bonito que una persona en paz con su vida? Aquella que ama su relación consigo misma, aquella que comparte con otros desde un amor propio consciente. Aquella que si está contigo, es porque le apetece y no porque lo necesita.


¿Te apetece relacionarte así contigo y con los demás? Pues empieza a disfrutar de la soledad...y verbaliza sin complejos, sin culpa y sin titubeos: "Me apetece estar Sola".



14 comentarios
SUSCRÍBETE Y RECIBE CADA SEMANA REFLEXIONES Y VÍDEOS DE YOGA